Se debe tener en cuenta que estudiar no es una tarea sencilla, requiere esfuerzo, ganas, perseverancia y sobre todo motivación para superar cualquier dificultad y avanzar hacia el logro de la meta propuesta.

Técnicamente la motivación de estudio es el proceso psíquico superior preponderantemente afectivo, el cual se manifiesta en la relación entre la necesidad y la disposición para estudiar y el reflejo cognoscitivo de la realidad docente del estudiante.

Hablar de motivación es referirse a un estado de ánimo que hace que la conducta de una persona cambie y se active, para alcanzar los objetivos y las metas que se haya trazado. Es una energía que activa a una persona para que realice las acciones necesarias que le permitirán lograr su objetivo de una forma más eficiente que le sea posible. Es por ello que, si se desea alcanzar un objetivo académico se debe estar motivado.

Importancia de la motivación para el estudio

La motivación es muy importante ya que permite encausar el esfuerzo, la energía y la conducta del estudiante hacia el logro de los objetivos de aprendizaje.

La mayoría de actividades o acciones que realizan las personas, están motorizadas por la motivación, la cual hace que estas actividades se lleven a cabo de manera satisfactoria. La motivación puede ser intrínseca, es cuando se hace algo por el placer de hacerlo; o puede ser extrínseca, es cuando la motivación es generada por la consecución de un premio o recompensa externa.

De igual forma, la motivación en algunos casos puede verse afectada por el estado de ánimo de la persona. Muchas veces en el día a día, se presentan situaciones, que condicionan el estado de ánimo, afectando la motivación para realizar determinadas tareas, entre las cuales se incluyen los hábitos de estudio

Un ejemplo claro, es cuando la persona se despierta llena de energía y motivada para estudiar, programándose para pasar el día documentándose sobre un tema en particular, pero en el transcurso de la mañana recibe una mala noticia, la cual hace que el ánimo decaiga y se desmotive, quitándosele las ganas de estudiar

Motivaciones para estudiar

Para muchas personas estudiar es una tarea que resulta muy tediosa, existe una gran variedad de estilos de aprendizaje como tipos de personas. A algunas personas les es más provechoso estudiar solas, mientras que otras prefieren estudiar en grupo ya que es más divertido y llevadero.

De igual forma existen personas quienes prefieren estudiar en silencio y otras quienes prefieren hacerlo con música. Así como también, algunas personas se inclinan por estudiar por la mañana y otras prefieren estudiar por la noche.

Cabe destacar que no existe una única fórmula efectiva de motivación para estudiar, ya que todas las personas son distintas. Lo esencial es que cada estudiante encuentre y se identifique con la forma y el método que mejor le funcione. Para nadie es un secreto que la gran mayoría de los estudiantes les falta motivación para estudiar en algún momento.

Cuando se está motivado, es más fácil permanecer concentrado durante un período de tiempo. Cuando no se está motivado, no sólo le será más difícil permanecer concentrado, sino que también le será difícil comenzar a estudiar.

Motivación en el estudio

A continuación, se exponen algunas formas para aumentar la motivación para estudiar.

  1. 1.Estudiar con amigos

Estudiar en grupo de amigos tiene sus ventajas, mientras la sesión de estudio no se convierta en una fiesta, independientemente que puedan divertirse a medida que se estudia, a continuación, se exponen algunos de los beneficios de estudiar en grupo:

  • Estudiar con los amigos o con los compañeros de estudio quienes con sus aportes y perspectivas aumentan el conocimiento y ayudan a comprender en conjunto los conceptos. Además de aprender que hay distintas formas de aprender.
  • Cuando se estudia solo, se demora un tiempo valioso antes de sentarse a estudiar, se buscan excusas y se pierde tiempo. Sin embargo, cuando se estudia en grupo se tiene que cumplir un horario, para aprovechar el momento para estudiar, la dinámica suele ser más divertida. Además, se aumenta el compromiso y el sentido de responsabilidad.
  • En el caso de contratar a un profesor, resulta mucho más barato las clases grupales, ya que el monto general se divide en el número de integrantes del grupo, reduciendo la cantidad entre un 20% y 40% menos que las clases particulares o individuales. Además, de contar con más herramientas y material de estudio, ya que se pueden compartir apuntes, libros e ideas.
  • Otras de las razones por la cuales se recomienda estudiar en grupo, es que permite intercambiar los conceptos que cada integrante del grupo tenga más claro, además de memorizar de una forma más precisa. Cabe destacar que al reflexionar en conjunto e intercambiar ideas, se internaliza mejor el conocimiento, ya que ayuda a despejar las dudas que se tengan.
  • Estudiar en grupo es mucho más divertido, la motivación reduce la carga pesada de la “obligación” para transformarla en un momento ameno, haciéndola más fácil y sostenible en el tiempo.

Se recomienda leer y estudiar antes de reunirse con el grupo, lo cual propicia una mejor conversación y discusión de los temas, así como también entender lo que exponen los compañeros.

  1. 2. Evitar las distracciones

Antes de comenzar a estudiar se deben eliminar todas las distracciones. Si se está rodeado por cosas que el estudiante prefiera o le llamen la atención, en vez de estudiar, lo más probable es que preste más atención a esas cosas en lugar de estudiar

En la actualidad existen una serie de distractores que desvían la atención del estudiante cuando realiza tareas de estudio, haciendo que la mente se disperse, dificultando volver a concentrarse en el estudio, entre estos distractores se encuentran: el teléfono móvil, la tablet, las redes sociales, la internet, la televisión, entre otros.

Se debe tener en cuenta que las distracciones solo consiguen hacer perder mucho tiempo y ser menos eficaces, lo que favorece se desarrolle un sentimiento de incompetencia, el cual lleva a la desmotivación.

  1. 3. Recompensarse

Luego de terminar una sesión de trabajo exitoso de estudio, se debe premiar con pequeñas recompensas como un delicioso helado cubierto con algunas cerezas y frutos secos, para hacerlo de manera eficaz se pueden seguir los siguientes pasos:

  • Se debe establecer una meta y asignarle una recompensa de antemano. Así se estará motivado a conseguirla.
  • Para que la recompensa sea efectiva, debe ser proporcional al esfuerzo o dificultad de la tarea
  • En el caso que se sienta que no se ha alcanzado la meta, no debe premiarse
  • Otra de las recompensas que se pueden dar mientras se estudia son las auto-afirmaciones

 

  1. 4. Desarrolla interés

Desarrolle interés en lo que tenga que estudiar, permitirá que el estudio sea más agradable. El interés por realizar una actividad de estudio, se refleja en la atracción que se siente hacia ella, el placer que se experimenta al ejecutarla, el tiempo que se le dedica y el deseo de repetir la experiencia.

Si se siente interés por un tema de estudio en particular se experimentarán sensaciones de atracción. Por lo antes expuesto, se debe tomar en cuenta el desarrollar el interés por el estudio, ya que no solo puede ser útil a la hora de estudiar, sino que también puede servir para elegir una profesión. Cabe destacar que einterés dinamiza el conocimiento y favorece el compromiso con el aprendizaje.

  1. 5. Descansar

Cuando se estudia por mucho tiempo, se aconseja tomar cierto tiempo para descansar, antes de que la fatiga haga estragos en el cuerpo y la mente. Los especialistas en la materia recomiendan tomar pequeños descansos de 10 a 15 minutos cuando se sientan los síntomas de cansancio. Esto hará más fácil que se reanude el estudio después del descanso.

  1. 6. Establecer metas

Cuando se planifica una sesión de estudio, se deben formular metas que se puedan cumplir. El establecimiento de pequeñas metas u objetivos cuando el material de estudio o trabajo sea de gran volumen, lo cual ayudará a sentirse realizado y por consecuencia a mantener la motivación alta.

  1. 7. Estudia en el mejor ambiente posible

Para estudiar se debe contar con un ambiente confortable, limpio y ordenado, lo cual motivará al estudiante a estudiar sintiéndose a gusto.

Antes de comenzar la sesión de estudio, se debe comprobar que todo funcione correctamente y que se cuente con todo lo que se necesite para realizar las tareas asignadas. De no ser así, se perderá mucho tiempo interrumpiendo a cada momento para buscar cosas, lo que puede generar frustración al notar que no se puede avanzar en el trabajo

  1. 8. Realizar lo más difícil primero

Si se tiene que realizar varias tareas de estudio, se recomienda elaborar una lista donde se colocarán las tareas más difíciles al principio o cuando se tenga más energía, regularmente la mayoría de los estudiantes tienden a elegir las tareas más fáciles de realizar al principio, dichas tareas son más rápidas de hacer, dejando para el final las tareas más difíciles cuando están más ocupados o cansados.

Por lo antes expuesto, se debe tomar en cuenta que, con el pasar de las horas se irá consumiendo poco a poco la energía, es por ello que es mucho más eficaz realizar las tareas o estudiar aquellas materias que resulten más difíciles al principio, esto trae como resultado que el estudiante se canse menos y le rinda más el tiempo

A continuación, se exponen algunas razones para empezar el estudio por lo más difícil:

  • Aprovechar la energía. Está comprobado que el momento que se tiene más energía es por la mañana, es por ello que se debe comenzar con las tareas más difíciles, ya que se está más fuerte y con menos pereza. Si se deja de último las tareas más difíciles, lo más probable que se distraiga y se canse.
  • La motivación aumenta. Al realizar las tareas más difíciles, se experimenta una mayor motivación, la cual le acompañará el resto de la jornada, en cambio si haces a un lado lo más difícil para hacer lo más fácil, lo más probable es que se trabaje mucho más.
  • El resto del día es más fácil. Cuando se administras la energía para terminar lo más difícil, lo más fácil costará mucho menos.
  • Ganar tiempo. Existe un número considerable de estudiantes que se quejan de que no tienen tiempo para realizar todas las tareas, cuando realmente el problema es que no eligen bien lo que van a hacer, además no ordenarlo según su importancia, lo que genera que las tareas diarias se hagan más largas y cansonas.
Novedades y blog Oposita Justicia