Para llegar a nuestro objetivo con éxito es muy importante la planificación, pero una planificación real. Planear a largo plazo, marcando objetivos parciales, a medio y corto plazo para poder hacer un seguimiento y autoevaluarnos.

Para que esto suceda, lo primero que debemos hacer es desgranar nuestro día para saber cuánto tiempo tardamos en llevar a cabo las actividades cotidianas como pueden ser vestirse o comer. Para ello, podéis elaborar una tabla donde registremos todas las actividades que hacéis desde que os despertáis hasta que os dormís, con todo lujo de detalles.

Si necesitáis ayuda, yo tengo hecho un modelo que podéis pedírmelo al correo [email protected]

¿Sabes cuándo es más productivo estudiar? ¿Por la mañana o por la tarde?

Dale al play y averígualo.

Novedades y blog Oposita Justicia